¿No debe haber un día en el año, en el que, al menos se considere tu Eucaristía como la fiesta de Dios en la calle y en las plazas de nuestra vida ordinaria?

Estás aquí:
Go to Top
X